Martes, 26 Setiembre, 2017


Japón y EEUU acuerdan redoblar la presión sobre Corea del Norte

Ejércitos de China y EE.UU. acercan posturas pese a tensión en Corea del Norte
Gezane Tiscareno | Agosto 21, 2017, 01:57

"Estados Unidos ha exagerado diciendo que suponemos una grave amenaza para todo el planeta (.) pero no iniciaremos o amenazaremos con realizar un ataque nuclear contra otros países del mundo, a menos que participen en acciones militares estadounidenses" contra Corea del Norte, reza el texto.

Dunford respondía a preguntas sobre las declaraciones del jefe de estrategia de Trump, Steve Bannon, en una entrevista publicada el miércoles.

De acuerdo con el portal web newsweek.com, el presidente Donald Trump advirtió a Corea del Norte de que cualquier ataque sería recibido por "fuego y furia" de Estados Unidos, luego de que Pyongyang anunciara que había desarrollado un ICBM capaz de atacar a los Estados Unidos.

"No hay una solución militar, olvídenlo", dijo Bannon a la revista política progresista The American Prospect.

Dunford estuvo antes en Corea del Sur y luego de su escala china se dirigirá a Japón. En China, se ha reunido con su homólogo en el Ejército Popular de Liberación, Fang Fenghui.

El emotivo minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de Barcelona
La policía se centra ahora en encontrar al conductor de la camioneta que consiguió huir y todavía no ha sido localizado . También las organizaciones sociales se sumaron a la convocatoria y llamaron a los trabajadores a secundar el acto.


Mientras tanto, en Beijing, el vicepresidente de la Comisión Militar Central de China, Fan Changlong, enfatizó que la acción militar no es opción para resolver los problemas con Corea del Norte.

"Creo que hemos hecho comprender claramente a Corea del Norte y al resto de la región que un ataque contra uno de nosotros equivaldría a un ataque contra nuestros dos países" declaró Joe Dunford.

Por otra parte, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, dijo que estudiaría enviar un enviado especial a Corea del Norte para entablar conversaciones si Pyongyang frena sus ensayos de misiles y nucleares, en un esfuerzo por reactivar la diplomacia.

"Consideraría que Corea del Norte está cruzando una línea roja si vuelve a lanzar un misil balístico intercontinental y lo convierte en un arma poniendo una ojiva nuclear en él", dijo Moon en una conferencia de prensa donde marcó sus primeros 100 días en el cargo. "Puedo afirmar con seguridad que no volverá a haber una guerra en la Península de Corea".

No obstante, a partir del próximo lunes las tropas de EE.UU. y Corea del Sur llevarán a cabo una maniobra militar conjunta que se celebra anualmente en la península coreana, algo que Pionyang considera como una provocación y que podría empeorar aún más la crisis.