Jueves, 24 Agosto, 2017


Alerta sanitaria causado por producto milagro dijo Cofepris

Recomendaciones para cuidar tu salud esta temporada de huracanes Alerta Cofepris contra producto 'Glucoajo C2'
Gezane Tiscareno | Agosto 14, 2017, 00:11

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), informó que verificadores sanitarios, junto con personal de la Secretaría de Salud y Servicios Estatales de Salud, realizaron un operativo que incluyó 31 visitas de verificación a establecimientos de Playa del Carmen y Cancún, que derivaron en la suspensión de actividades de dos comercios y el aseguramiento de 344 litros de bebidas alcohólicas.

La información que compruebe la seguridad, calidad y eficacia de estos productos no ha sido presentada ante esta Autoridad Sanitaria, por lo que se desconocen las condiciones de su fabricación y los efectos que pueden tener representando un riesgo a la salud.

Los productos Glucoajo C2 se comercializan de manera ilegal, no cuentan con la evaluación por parte de la Cofepris, y además "y se ofertan al público a través de anuncios televisivos, como productos para prevención y tratamiento de enfermedades, sin contar con un Registro Sanitario por lo que no cuentan con estudios que garanticen su seguridad, calidad y eficacia de uso".

Macron advierte contra la escalada de tensión en la península de Corea
Las advertencias del presidente Donald Trump han incluido, entre otras cosas, el aviso de " un fuego y una furia que el mundo nunca ha visto ".


Según la publicidad de estos productos, la cual carece de autorización por parte de la Cofepris, las cápsulas evitan las infecciones en vías respiratorias y regulan los niveles de triglicéridos y colesterol; en tanto que la pomada sirve contra la artritis reumatoide.

En un comunicado, la Cofepris recordó que los productos con alguna cualidad terapéutica deben tener registro sanitario, lo que no ocurre con Glucoajo C2.

Recalcó que en caso de haberlos adquirido o usado lo notifiquen a la comisión. De lo contrario, se harán acreedores a las sanciones administrativas previstas en la normatividad, las cuales pueden ser superiores al millón de pesos.